Morena calla y obedece

Morena calla y obedece


Por Fernando A. Crisanto el 30/07/2021 - 05:55

En política, lo primero es lo primero y para el presidente Andrés López Obrador la Consulta del próximo domingo es prioritaria y después pondrá en juego todo su talento, tiempo y poder en lo que para él es su próxima prioridad: la revocación del mandato.

El inquilino de Palacio Nacional señaló que el 21 de marzo de 2022 será el día de la consulta para saber si continúa en el cargo o renuncia y en ello pondrá todo su esfuerzo porque aspira a mantener más del 60 por ciento de aceptación para concluir a tambor batiente su mandato.

Del mismo autor: La trata en pleno Centro


Esa es la razón por la cual no habrá cambio de presidentes estatales de Morena, antes de esa fecha.

Los cuadros de la dirigencia nacional trascendieron que desde Palacio Nacional se tomó la decisión de mantener las cosas como están, en Puebla a sus delegados, y hacer los mínimos movimientos para que todos sus militantes se avoquen al tema de sacar positivamente con millones de votos a favor la revocación del mandato, ejercicio de democracia participativa.

Por lo pronto la instrucción es que en septiembre próximo lleven a cabo una renovación de su padrón, el cual ahora es incompleto y tiene muchas deficiencias, aunque por el tamaño no les dará tiempo de concluirlo en el plazo de un mes.

Refrendarán su militancia quienes se afiliaron desde 2013, pero solo podrán participar en asambleas aquellos que cumplan su afiliación en el periodo entre ese año y 2017, aquellos que entraron después serán militantes de Morena, pero no podrán elegir a sus dirigentes estatales, con lo cual todos los recientes quedan fuera.

Del mismo autor: El autodestape


Utilizarán el tema de la pandemia para justificar que este año y hasta el 21 de marzo de 2022 no podrán designar a sus nuevas dirigencias y es que la orden de Andrés Manuel López Obrador es: no hagan olas, antes de la revocación de mandato.

En Morena callan y obedecen. Al tiempo.

 

De las anécdotas que se cuentan


México tiene a los influencers de la vergüenza

Se estima que son en total, 95 los personajes destacados en las redes sociales que recibieron sumas de distintos montos para, literalmente hablar bien del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), esa entelequia a la que propios y extraños le reconocen una sola capacidad, que es venderse al mejor postor.

La verdad es que, por más que se aplique uno a encontrarle méritos intelectuales a los 95 identificados, no hay mucho de dónde escoger. Eso sí, hay docenas de personajes famosos por su vida personal volcada en las redes sociales y por otras cosas, mucho más turbias.

Celia Lora, Bárbara de Regil, Laura G, Mariana Echeverría, Brandon Peniche, Regina Murguía, Karla Díaz, Grettell Valdez, Raquel Bigorra, Isabel Madow y Lambda García, por decir unos cuantos nombres.

Otros nombres llaman más la atención como Manelyk González, Tadeo Fernández y Fernando Lozada, participantes del reality show Acapulco Shore.

Del mismo autor: Crisis política por la 3ª Ola


Entre estos, destaca el nombre de Manelyk, quien se hizo famosa por revelar ella misma en su cuenta de Twitter que era novia de un destacadísimo miembro del Cártel de Tepito.

Un actor que también apareció en la lista de los 95, Eleazar Gómez, tiene una condena de tres años, bajo libertad condicional, por agredir físicamente a una expareja.

Bárbara de Regil está envuelta en un lío jurídico porque un producto nutricional que ella misma inventó junto con algún socio, no tiene las propiedades que anuncia, lo que le valió ser exhibida por nutriólogos que hicieron un estudio sobre el mismo y aparecieron resultados que poco o nada tienen que ver con lo prometido.

Esos son los promotores del voto el domingo de los comicios, en plena veda electoral, del PVEM. El que estas personas hayan sido elegidas para dinamizar la intención del sufragio, dice mucho, particularmente que, para no pocos mexicanos, el voto es una decisión de impulso y no de reflexión.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

*AR