Activismo en los Juegos Olímpicos de Tokio

Activismo en los Juegos Olímpicos de Tokio


Por Antar Mendoza Aragón el 28/07/2021 - 06:05

A lo largo del tiempo, el activismo de los atletas ha tomado un mayor protagonismo y se espera que durante los Juegos Olímpicos de Tokio sea un tema central. Sin embargo, para el Comité Olímpico Internacional (COI) los deportes y los movimientos sociales no se deben mezclar.

Dentro del estatuto 50 de la Carta Olímpica se especifica la prohibición de cualquier “manifestación o propaganda política, religiosa o racial”. No obstante, el COI anunció nuevas medidas para solventar las solicitudes de los atletas activistas.

Del mismo autor: Partido Comunista de China


Bajo esta nueva normativa, los atletas tendrán la posibilidad de usar una prenda de vestir o hacer un gesto simbólico para manifestarse al comienzo de los eventos deportivos. Empero, no tienen permitido expresar su postura en el podio durante la entrega de medallas o en las ceremonias de apertura y clausura.

Por lo cual decenas de atletas están inconformes, ya que consideran que la nueva medida es restrictiva al impedirles alzar la voz en todo momento durante el evento para obtener una alta audiencia mediática.

No obstante, este pequeño cambio en la regulación servirá como medida transitoria para dar paso a un activismo sin restricciones en el futuro olímpico. El activismo deportivo es cada vez más aceptado por los comités olímpicos nacionales en todo el mundo.

Así mismo, este cambio en la reglamentación contiene una carga simbólica, pues es resultado de la suma de protestas históricas. El caso más emblemático es el de los atletas olímpicos estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, quienes en su premiación alzaron el puño con un guante negro para manifestarse en contra del racismo, mientras se entonaba el himno nacional de Estados Unidos, en los Juegos de México (1968).

Del mismo autor: Oscuridad en Nicaragua


Pero ¿por qué el activismo deportivo debería tener mayores libertades en los Juegos Olímpicos?

El activismo, por sí solo, es una acción de individuos que dedican el proyecto de su vida a cambiar una realidad sin algún fin personal. Además, las contiendas de los luchadores sociales no son contra sujetos sino con los conceptos sociales.

Por lo tanto, estos movimientos no solo enriquecen el debate de las ideas sino crean una atmósfera de comunidad a favor de una causa como la injusticia, desigualdad, racismo, entre otras. Y esta práctica se caracteriza por la no violencia.

Ahora bien, no hay mejor escenario que los Juegos Olímpicos para este tipo de reivindicaciones. La universalidad, la paridad de género y el enfoque humanista que lo constituye en una adecuada plataforma para alzar la voz por las injusticias sociales.

Desde otro ángulo, el posicionamiento de los atletas genera una mayor empatía a las luchas sociales y tiene un mayor impacto en las futuras generaciones. Esto causa que la población empiece a cuestionar su entorno y se llegue a una dialéctica.

Del mismo autor: Plan de trabajo sin trascendencia


Por otra parte, los Juegos Olímpicos de Tokio no tendrán un aforo normal debido a la pandemia del covid-19, por lo cual los medios de comunicación tendrán un papel fundamental en el seguimiento del evento y esto lo vuelve adecuado para que el mensaje de los activistas llegue a un público variado.

Por consiguiente, la oportunidad que tendrán los deportistas en ejercer su libertad de expresión al inicio de cada evento les dará una gran responsabilidad social e influencia en la opinión del COI acerca del activismo.

Por ende, el COI debería de quitar los vetos restantes y no excluir las protestas de sus resúmenes oficiales, pues sí la organización olímpica silencia las causas sociales sería un acto egoísta.

Contacto: Antar.mendozaan@udlap.mx

Twitter: @antarmaa

*AR