Las cajas chinas

Las cajas chinas


Por Fernando A. Crisanto el 02/07/2021 - 05:55

Dicen los que saben de comunicación política que cuando se da un hecho escandaloso en un gobierno municipal, estatal o federal y la gente arma un lío, hay que preparar de inmediato una noticia que distraiga la atención, algo que mueva instantáneamente los resortes emocionales y permita redirigir la mirada hacia esa “inédita” situación.

Así, se activa la “caja china”, que por décadas ha funcionado en el mundo entero y como es de entenderse, goza de cabal salud en el México de la Cuarta Transformación.

En las oficinas de Palacio Nacional, se tiene una auténtica fábrica de “cajas chinas”, como informes presidenciales, que se producen a destajo. Unas cuantas mentes son las que se aplican siete días a la semana a producir estos artilugios informativos.

Del mismo autor: Adiós a la Udlap


Para que uno de estos inventos funcione apropiadamente, se necesitan tres brazos.

El primero es un ejército de bots que lo reproduzca en las “benditas” redes sociales; el segundo es que varios medios de comunicación “reales” lo mencionen y, el tercero es que haya funcionarios públicos que, sabedores del caso, inflen el tema con sus declaraciones.

Si no se reúnen esos tres brazos, la distracción no funcionará apropiadamente y es altamente probable que el público siga enfocándose en el verdadero problema, por ejemplo, la falta de medicamentos para atender a los niños que padecen cáncer, y no en la distracción.

Entre la colección de “cajas chinas” que están activas en este momento, se encuentra una que llama a risa, pero ahí está.

La Federación Mexicana de Futbol ha inflado hasta el infinito el que México está próximo a una catástrofe. No por el Covid-19, los cien homicidios dolosos al día, los riesgos del INE o la pulverización de la clase media.

Del mismo autor: Pleito Jenkins daña a la Udlap


No. La gran crisis también es porque la Selección tricolor está en riesgo de no ir al próximo Mundial de Qatar 2022, por el grito discriminatorio que todos conocemos.

Es de entenderse que en Palacio Nacional agradezcan cualquier ayuda, pero esta clase de apoyos hacen arquear las cejas del más solemne.

Habrá que implementar una Comisión Nacional de “Cajas chinas” para que valoren cuáles no terminan en vergonzosos gazapos.

 

De las anécdotas que se cuentan


La llegada de Rogelio Ramírez de la O a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es por lo menos, curiosa.

Por el contrario, alguien con la personalidad timorata de Arturo Herrera no genera sorpresa alguna para ser enviado a desmantelar la maquinaria que impide la toma del numerario del Estado, en el Banco de México.

¿Cuál puede ser el motivo para que Ramírez de la O, un exitoso consultor en el mundo financiero, quiera venir a perder su tiempo a la Secretaría de Hacienda de México?

Pues, más que la ganancia económica se podría pensar en que el presidente Andrés Manuel López Obrador, le ha estado insistiendo para que aceptara el cargo, basado en su amistad y solo en su amistad, porque el dinero no es algo que mueva demasiado a Ramírez de la O, dado que el acceso a los capitales ya lo tiene desde sus propios negocios.

Del mismo autor: Los “tianguis del bienestar”


Se dice que una condición impuesta por el sustituto de Herrera fue darle las gracias a Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, y a Rocío Nahle, secretaría de Energía, dado que el economista doctorado en Cambridge y eterno asesor de López Obrador, los considera un auténtico estorbo.

Si se cumple la condición de Ramírez de la O, Rocío Nahle se iría directamente a sustituir a Mario Delgado y se dice que Bartlett podría moverse a un lugar que conoce bien: el Palacio de Bucareli. Dicen los que saben que la secretaria Olga Sánchez Cordero ya entregó desde hace siglos su renuncia y solo está esperando a quien le entrega el cargo, para regresar a su escaño en el Senado de la República.

Con todas estas consideraciones encima, queda una duda que solo el tiempo resolverá.

Ramírez de la O no es ninguna perita en dulce y a diferencia de Herrera, aquél sí puede renunciarle cualquier día a López Obrador.

Así que, o estamos frente a un secretario de Hacienda que durará unos meses o ante un verdadero administrador de los dineros del país.

Ya se verá.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

 

*AR