Alimentación y salud física, claves del nuevo modelo de bienestar

Alimentación y salud física, claves del nuevo modelo de bienestar


Por Mtro. Fernando… el 19/05/2021 - 06:00

La pandemia ha evidenciado los enormes rezagos que seguimos teniendo en materia de bienestar físico, alimentación y salud. Los datos muestran que un porcentaje muy alto de fallecidos por Covid tenía alguna comorbilidad, como como obesidad, diabetes, hipertensión o enfermedad respiratoria crónica. También quedó claro que seguimos arrastrando enormes carencias en infraestructura de salud e inequidad en el acceso a medicinas y atención de calidad.

Si realmente aspiramos a construir un nuevo régimen, más fraterno y solidario, tenemos que generar una nueva cultura de bienestar físico, alimentación y salud. Ello implica reconstruir desde sus cimientos, nuestro sistema de salud hasta hacerlo auténticamente universal, equitativo, eficiente, innovador y sustentable. Pero no solo eso, también nos exige generar, paralelamente, una nueva cultura física y alimenticia que impacte la condición físico-nutrimental de todos. Es urgente reactivarnos física y deportivamente, en centros educativos, laborales y comunitarios, así como lanzar una gran cruzada nutrimental a nivel nacional cuyo objetivo sea promover un cambio positivo en nuestros hábitos de consumo de alimentos.

Del mismo autor: ¿Cuánto costaría un Estado de Bienestar Solidario y Sostenible en México?


Este esfuerzo exigirá la participación de diversos actores sociales clave (gobierno, industria, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanía en general). Por parte del gobierno, se debe entender que la salud de la población constituye el activo más importante del país. Se deben desarrollar programas de actividad física y promoción de hábitos nutrimentales saludables en todos los sectores de la población, lo que conlleva, entre otras cosas, el rediseño de los programas educativos en todos los niveles para incluir la educación nutrimental y cultura física, así́ como la ampliación y el mejoramiento de la infraestructura de los espacios públicos destinados a las actividades deportivas y el fomento a la producción agrícola de alimentos con alto valor nutrimental para que el precio no sea una barrera para su consumo generalizado.

Por parte de la industria, se debe mejorar el proceso de etiquetado de productos con alto volumen calórico, a partir del compromiso de explorar el diseño y comercialización de productos con mayor vocación nutrimental. Además, se debe alcanzar un consenso entre gobierno y empleadores para promover y garantizar el acceso a la actividad física como un derecho de los trabajadores.

Por último, debe existir un compromiso decidido por parte de todas y todos los mexicanos para aprovechar la coyuntura postcovid para retomar la actividad física y mejorar nuestros hábitos alimenticios y de consumo. Para ello, tendremos que generar incentivos a la elaboración de productos orgánicos y saludables accesibles a todos los estratos de ingreso. Lo anterior solo será posible mediante el impulso de circuitos locales entre el campo y la ciudad, que articulen cadenas locales y regionales de comercialización de canastas de productos más nutritivos para las familias. Asimismo, tendremos que trabajar en el rescate de espacios públicos dignos y seguros para actividades deportivas y recreativas que fomenten la interacción comunitaria.

Del mismo autor: ¿Cómo funciona un Estado de Bienestar Solidario y Sostenible ideal?


En suma, mejorar el bienestar físico y de salud de las familias, no solo nos exige resolver las debilidades estructurales de nuestro aparato sanitario, comenzando por el desarrollo de infraestructura hospitalaria en sus tres niveles de atención en todo el territorio nacional, acceso universal a servicios de salud de calidad y el replanteamiento de las condiciones laborales de todos los trabajadores del sector. Implica también apostar por un ambicioso programa de salud pública enfocado al mejoramiento de hábitos alimenticios y un importante incremento de la actividad física. México requiere un verdadero cambio estructural, es decir, un cambio cultural en materia de alimentación y actividad deportiva. Porque hoy más que nunca, debemos entender que un cuerpo sano es un cuerpo fuerte y que si aspiramos a ser un país más fuerte necesitamos estar sanos.

*AR