Grave crisis en Morena

Grave crisis en Morena


Por Fernando A. Crisanto el 19/05/2021 - 05:50

La crisis en Morena es cada día más profunda y ni siquiera los litigios, que hay entre sus militantes, la resolverán.

Hombres y mujeres de izquierda, muchos de ellos seguidores del Materialismo Histórico, crecieron en la contradicción como método y lo llevan al extremo como ha sucedido en estas elecciones. Es la hora que no concluyen el proceso de selección interna de sus candidatos, a punto de terminar las campañas, porque hay decenas de procesos judiciales aún en los tribunales electorales en espera de resoluciones definitiva.

Morena enfrentará los comicios con la fuerza que genera un líder nacional como Andrés Manuel López Obrador, la estructura de tierra que propician los programas sociales de la 4T, la esperanza de que la sociedad no les cobre sus nulos y malos resultados como autoridad y que su lucha interna no se refleje sino cuentan con el número suficiente de representantes en las casillas el 6 de junio.

Del mismo autor: Se cierran distancias


Recientemente los líderes de los sindicatos magisteriales han empezado a cooptar a los maestros para que el 6 de junio sean los representantes de Morena y sus candidatos, como en el pasado lo hacia el PRI y con Rafael Moreno Valle el PAN.

Y aunque lo cortés no quita lo valiente, Morena dio un ejemplo en Puebla de que no llegarán unidos al 6 de junio por el trato que le dieron el lunes pasado al líder del Senado, Ricardo Monreal, quien llamó a la unidad y a sumarse a los candidatos que están en campaña, como es el caso de Claudia Rivera Vivanco.

A su promoción de una operación cicatriz en el partido, la diputada seguidora fiel de Gabriel Biestro Medinilla, Nora Merino Escamilla, confirmó que no se puede dar un ejercicio de unidad si solo se da valor a ciertas voces, por lo que ella no atendió el llamado.

La también candidata a diputada local por el Distrito X, Nora Merino, confirmó que el domingo fue invitada por la dirigencia a la reunión con el senador, pero al tener agenda para fortalecer el exhorto al voto a su favor, confirmó que no acudiría.

Reconoció que es importante iniciar con la llamada operación cicatriz, que buscan los diferentes representantes de Morena, aunque reconoció que con muchos de ellos no comparte puntos de vista, hizo un llamado de congruencia con lo que se dice, hace y promueve, al afirmar que hay perfiles como el de Claudia Rivera Vivanco, que no está respaldado por la ciudadanía.

Monreal se reunió con la militancia e insistió en su llamado a la unidad entre morenistas, lo que no sucedió más bien hubo como respuesta a su advertencia de una posible derrota el desprecio de sus compañeros de partido.

Del mismo autor: Democracia universitaria


Antes, el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que es una burla que los dirigentes de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se hayan quedado nuevamente con las candidaturas plurinominales.

Insistió que los litigios sobre este tema continúan y será la Sala Regional y Superior, las encargadas de definir si se debe modificar la lista de legisladores.

"El litigio continuará, los promoventes de ese juicio de protección de derechos, insatisfechos seguramente por el cumplimiento de la sentencia de la sala regional, pues promoverán un incidente de cumplimiento de sentencia o de no cumplimiento de sentencia, depende de cómo se plantee otro procedimiento, entonces será nuevamente ahora la Sala Regional y Superior, quien determine esto", precisó.

La profunda crisis de Morena en Puebla, como los litigios, continuará.

 

De las anécdotas que se cuentan


Mario Aburto nació hace cincuenta años en Zamora, Michoacán. Pocos podrían apostarle a que este obrero y dibujante al que le gustaban las armas, tendría un pasaporte directo a la Historia de México por un delito no muy común, el magnicidio.

Del mismo autor: Cárdenas, Ifigenia y Muñoz Ledo


Su familia migró hacia Tijuana y cuando alcanzó notoriedad internacional, apenas tenía 24 años de edad. Trabajaba en distintos oficios y tenía varias novias al mismo tiempo.

El 23 de marzo de 1994, un disparo certero al cráneo acabó con la vida de Luis Donaldo Colosio Murrieta y de paso, arrasó con la existencia de Aburto.

El obrero de Cameros Magnéticos lleva casi tres décadas en prisión. Ha estado en Máxima Seguridad y su historia penitenciaria lo ha llevado por distintos lugares. Estuvo un rato en Huimanguillo y de ahí lo enviaron a Guanajuato, adonde adquirió el Covid-19.

Sumamente débil, la combinación del virus y la temperatura lo abatieron gravemente. Finalmente, la CNDH ordenó, el 8 de mayo pasado, que se le trasladara a Baja California.

Tras una serie de acciones legales, fue sentenciado por el homicidio contra Colosio Murrieta, por lo que deberá estar 45 años en prisión. Ciertamente tiene la posibilidad de cumplir su condena y salir, aunque con un futuro incierto.

Hay un mar de dudas respecto a la participación de Aburto en el magnicidio. Los tomos de la investigación están ya desclasificados y pueden consultarse libremente. Más allá de lo ocurrido, el finado penalista Carlos Tornero dijo alguna vez que Aburto se curó cuando disparó en contra del candidato presidencial.

La explicación de Tornero es psicoanalítica, por supuesto.

Una vez más, Aburto emprendió su viaje penitenciario que no tiene fin, como el misterio de lo ocurrido detrás de Lomas Taurinas.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

 

*AR