50 años de prisión a chofer de Cabify por feminicidio de Mara Castilla

50 años de prisión a chofer de Cabify por feminicidio de Mara Castilla


Por Alma Méndez el 12/04/2021 - 17:29

El Tribunal de Enjuiciamiento dan 50 años de prisión y una multa de 300 mil pesos a Ricardo Alexis "N", por el feminicidio de Mara Fernanda Castilla Miranda, tras casi 3 años y 5 meses de los hechos

Recordemos que Mara Castilla, desapareció el pasado 8 de septiembre de 2017, después de abordar una unidad de la plataforma Cabify en San Andrés Cholula.

Los padres de la estudiante de la Upaep, Gabriela Miranda López y José Alejandro Castilla Castañeda, mencionaron que esperaban la pena máxima para Ricardo Alexis, por lo que apelarán y estarán pendientes de que la sentencia se cumpla conforme a la ley.

Por lo que la defensa del acusado, Francisco Tlahuicole Hernández, señaló que apelará dicha sentencia y recurrirá al amparo, sin embargo, esto podría tardar un año más.

 

Justicia, el largo calvario 

 

 

Mara Fernanda Castilla Miranda fue asesinada la madrugada del 8 de septiembre de 2017 en la ciudad de Puebla, en ese momento el principal sospechoso era el chofer de la plataforma Cabify, servicio que tomó Mara para poder llegar a su casa.

Mara Castilla salió con sus amigos la noche del jueves 7 de septiembre a un bar en Cholula. En la madrugada, ella abordó el automóvil de uno de sus amigos, quienes la llevarían a casa, sin embargo, por un operativo alcoholímetro decidió usar el servicio de Cabify.​

Mara abordó el automóvil a las 05:06 horas del 8 de septiembre, avisándole a su hermana Karen de sus decisión y el tiempo en el que llegaría, sin embargo al despertar su hermana notó la ausencia de Mara, por lo que revisó su correo electrónico, donde encontró un recibo donde se daba por concluido el viaje a las 05:46 horas en el destino indicado.

Karen solicitó ver las cámaras de videovigilancia del fraccionamiento donde se corroboró que el automóvil llegó a la casa, pero Mara nunca descendió del vehículo.

Cuando Karen contactó al chofer, este le indicó que Mara sí bajó, lo que levantó las sospechas de la familia Castilla. Fue el sábado 9 de septiembre de 2017 cuando familiares y amigos de Mara Castilla, estudiante de la Upaep de 19 años, comenzaron a circular por redes sociales una campaña de búsqueda.

El 10 de septiembre, la empresa Cabify solicitó por redes sociales apoyo para dar con el paradero de Mara, además de indicar que su equipo legal estaba en contacto constante con los familiares de la desaparecida. La compañía también indicó que el chofer se había presentado voluntariamente en la Fiscalía General del Estado de Puebla para rendir su declaración.

 

Te puede interesar: Hay más hombres en cárceles por practicar, obligar o inducir un aborto

 

Sin embargo, fue el 13 de septiembre, el conductor, identificado como Ricardo Alexis Díaz, fue detenido en el municipio de Terrenate, Tlaxcala.

El 15 de septiembre, el entonces fiscal Víctor Carrancá Bourget señaló que las investigaciones apuntaban a que Ricardo Alexis Díaz, chofer del vehículo de Cabify, secuestró a Mara Castilla, la llevó a un motel y la asesinó.

Las cámaras de vigilancia del lugar señalaron la presencia del conductor entre las 06:47 y las 08:15 horas del viernes 8. Posteriormente, Ricardo Alexis se trasladó a la autopista Puebla-Orizaba, donde se deshizo del cadáver.​

El 5 de octubre de 2017 la Fiscalía informó que el juez de control halló suficiente evidencia para vincular a Ricardo Alexis Díaz a proceso, sin embargo, el 9 de febrero de 2018 se dio a conocer que la Fiscalía General del Estado carecía de pruebas contundentes para imputar el delito de feminicidio, por lo que solicitó una prórroga.

Dicho plazo no se otorgó, por lo que el proceso penal por el delito de privación ilegal de la libertad (secuestro) fue suspendido.​ El 15 de febrero, un juez de control negó a la Fiscalía la realización de cinco pruebas de investigación sobre el acusado, debido a un error de procedimiento.

El 22 de febrero de 2018, el Juez Quinto de Distrito en materia de Amparo Federal concedió un amparo a Ricardo Alexis, señalando que su detención por el delito de secuestro fue hecha de forma ilegal. El 2 de marzo, el juez negó un segundo amparo al acusado, que pretendía descalificar el rastreo por geolocalización de su celular, así como el acceso a su historial de llamadas antes de ser detenido, mientras que un tercer amparo, por el delito de feminicidio, seguía pendiente de resolución.​ El 9 de marzo, un juez de control le otorgó una prórroga de un mes a la fiscalía para demostrar la culpabilidad del conductor.20​

El 14 de junio, la defensa de Ricardo Alexis "N" informó que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Sexto Circuito resolvió a su favor tres apelaciones (recursos de revisión) a los tres amparos interpuestos, por lo que se detuvo el proceso penal por el delito de feminicidio y el acusado sólo enfrentaría el juicio por el delito de privación ilegal de la libertad, sin que la Fiscalía pudiera usar la geolocalización en tiempo real y los datos obtenidos de su celular como pruebas válidas.​ En consecuencia, la Fiscalía debió reponer los procedimientos por fallas en la integración de la carpeta de investigación.

El 4 de julio, la Fiscalía General del Estado de Puebla informó que Ricardo Alexis sería vinculado a proceso por el delito de privación ilegal de la libertad (secuestro). La Fiscalía también sustentó la carpeta de investigación, por lo que el procesado seguiría en prisión preventiva. ​ Además, en dicha audiencia se dio a conocer que el conductor había recibido una condena de un año de prisión por el delito de robo de combustible, por una acusación previa al asesinato de Castilla.

El 12 de septiembre, la fiscalía poblana volvió a imputarle a Ricardo Alexis los delitos de feminicidio y violación equiparada.​ El 18 de septiembre, la Fiscalía General del Estado de Puebla anunció que un juez de control determinó que Ricardo Alexis enfrente un juicio penal por el delito de feminicidio, y que la acusación por violación quedó integrada como un medio para materializar el feminicidio, por lo que no se vinculó al acusado con dicho cargo.

*JR *AR