La teoría del caos económico

La teoría del caos económico


Por Fernando A. Crisanto el 07/04/2021 - 06:20

Con la pandemia murieron y siguen muriendo, miles de pequeños y medianos negocios en todo el país, Puebla no es la excepción.

Diariamente, cierran sus puertas un sinnúmero de proyectos que alguna vez permitieron la creación de empleos que al combinarse con otros más, representaron la prosperidad de lo que ha sido la clase media.

Ninguna autoridad en México decidió hacer lo que otras naciones emprendieron, como es establecer fondos de emergencia, verdaderamente cuantiosos, y ofrecerlos a los empresarios para que pudieran mantener los empleos que generan por un largo lapso.

Del mismo autor: Candidatos y cárteles


Más allá de divisionismos políticos, no pocos países entendieron que había que salvar a los miles de empleos que producen las llamadas Micros, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), porque en éstas reside la generación de riqueza para innumerables personas.

Pero no, a cuentagotas y con criterios hechos sobre las rodillas, se sueltan migajas que no sirven para cubrir dos meses de gastos operativos.

Y la pandemia sigue cobrando su cuota de empresas muertas, todos los días.

La advertencia es obvia, si las empresas mexicanas cierran, hasta los propios emprendedores van a necesitar una actividad que les permita llevar la comida a sus casas.

Si no hay dinero ni apoyo para iniciar de nuevo, ¿dónde trabajar?

Aquí aparece una oportunidad inquietante, si hasta los emprendedores buscan un empleo y surge la tentación populista de masificar burocracias clientelares, los que pueden producir riqueza terminarán como empleados públicos, no como empresarios que producen puestos de trabajo.

Del mismo autor: La democracia vs. las cuerdas


Y de las economías que solo dependen del gobierno han nacido las peores autocracias en la historia de la humanidad. Que lea, quien sepa leer.

 

De las anécdotas que se cuentan

La crisis de Centroamérica empieza a desbordar a México y Estados Unidos.

El número de personas que piden refugio aumenta y muchos de ellos no llega a la Unión Americana y se quedan en México.

Puebla es uno de los estados donde más se refugian los centroamericanos y sus familias.

Ayer, El País publicó esta información al respecto:

La nueva crisis migratoria acorrala a México. La ola de personas que llega al país en busca de una puerta de entrada a Estados Unidos ha rebasado las cifras conocidas hasta la fecha. El Gobierno mexicano ha reportado el mayor número de solicitudes de asilo desde que tiene registro.

“Unas 9.076 personas solicitaron el estatus de refugiado solo en marzo, lo que aumenta el total de este año a 22.606, más de la mitad de lo que se registró en todo 2020.

Del mismo autor: Incendios del crimen


“El titular de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), Andrés Ramírez, califica la situación como una “explosión de personas” y señala que los migrantes están llegando “en números mucho más grandes” de lo que se había visto en los últimos años. Según su estimación, la cifra de peticiones de refugio alcanzará las 80.000 este año, el mayor número en la historia del país.

“La crisis migratoria que acecha a la era Joe Biden ha quedado retratada en los datos. Cifras que sirven de termómetro: en lo que va del año hubo récord de migrantes, de detenciones y deportaciones.

“El informe de la Comar de marzo es la última gran prueba, ya que registró un aumento del 34 por ciento en las solicitudes de asilo en México durante primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo del año anterior.

“El incremento se debe a las peticiones de refugio de marzo, que alcanzaron el mayor número del que se tenga registro.

Del mismo autor: La muerte de Victoria


“La gran mayoría de esos migrantes, explica Ramírez, huyen de la devastación que dejaron los recientes huracanes y la pandemia en Centroamérica, y con la esperanza de que la Administración demócrata les reciba con las puertas abiertas”.

Situación, esta última, que no sucederá.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

*AR